COMO SE FORMO?

Roberto Gómez Bolaños, el creador de la serie, es ingeniero de profesión, también fue futbolista y boxeador Amateur. Pero lo que fue de verdad su vocación fue la de escritor, por eso el apodo que le puso el director de cine Agustín Delgado “Chespirito” es una comparación con Shakespeare pero en muy chiquito -yo que creo que no llega ni a 1,60 mts. de estatura.

Pero gracias a sus guiones y libretos para radionovelas, programas de televisión, o cortos en cines, llegaría hacerse muy conocido en el ambiente artístico, hasta que a finales de los sesentas, se le da la oportunidad de poder darse a conocer como actor en el canal 8, quien le brinda un espacio al aire, donde Chespirito inaugura sus dos primeras series “El ciudadano Gómez” y “Los supergenios de la mesa cuadrada”.

Teniendo como actores a Rubén Aguirre quien estuvo trabajando con él desde su época de guionista. A Ramón Valdés, que lo vio actuar en varias películas y no dudo en llamarlo ya que sus cualidades de actor cómico eran innatas. (Chespirito dice: “Ramón Valdés ha sido el único actor que me ha matado de risa, me mato de risa en los ensayos y ahora que veo los programas me vuelve a matar de risa”; también en una oportunidad hablo de que era muy inteligente y rápido para aprenderse los libretos, tenía una habilidad asombrosa era el más capaz de todo su elenco). A Maria Antonieta de las Nieves la conoció ya que trabajaba en el canal haciendo doblajes y voz en off, para cuentos y programas para niños, que le llamó la atención a Chespirito su hermosa voz (ella fue la presentadora en off de los primeros programas de Chespirito).El Profesor Jirafales (Así lo llamaba Maria Antonieta de las Nieves) con su puro, su sombrero, sus bigotes con canas, su eterno con chaleco idéntico como saldría en el Chavo del 8.

Recién a sus 41 años, Chespirito saca al aire un programa de una hora titulado como su sobrenombre, donde deja volar su imaginación creando númerosos sketches, así tenemos, Chespirito mesero, barrendero, empleado doméstico, el Chómpiras, el Chapulín Colorado y el célebre “El Chavo del 8”, llamado así porque se transmitía en el canal 8, no por otra cosa.

Recuerdo un sketche que se escenificaba en un parque, salía Don Ramón vendiendo globos, y dos niños jugando que querían globos eran el Chavo del 8 y la Chilindrina (vestidos igual que en la serie), la Chilindrina todavía no era la hija de don Ramón, a partir de allí con este antecedente directo Chespirito hizo nacer la serie.
Este sketche titulado “El Chavo del 8”, tendría éxito, ya que por primera vez se veía en México, un espacio humorístico dirigido al público adulto pero personificando niños. (En una oportunidad Chespirito dijo que la serie nació dirigido al publico adulto no al infantil) Chespirito tomo una escenografía del canal (La vecindad) que con un bajo costo de utilería, empezaría a buscar a los demás personajes, pero el no sufrió mucho para encontrarlos llamaría primero a Florinda Meza quien la vio trabajar en el canal (Quedan dudas si la vio trabajar como actriz, las malas lenguas dicen que era auxiliar de limpieza del canal -la verdad no creo que esta información salga a la luz debido que ella es su Sra. esposa-) después llamaría a Edgar Vivar quien es medico de profesión pero tenia una vocación la actuación y Chespirito le dio la gran oportunidad de lograr lo que mas le gustaba, se lo presento un tal Sr. Brambilla y no dudo en tomarlo; luego llamo a Carlos Villagran quien era amigo de Rubén Aguirre, era fotógrafo o periodista de un diario conocido, a él lo conoció en una reunión familiar en casa de Rubén Aguirre, donde este hacia de ventrílocuo y Carlos Villlagran lo hizo de muñeco, (Chespirito recuerda: Los cachetes inflados me llamaron la atención y pensé que podía ser la contraparte del Chavo) y Chespirito lo llamo a formar parte de la serie. Finalmente llegaría Angelines Fernández, conocida actriz de reparto; y Horacio Gómez Bolaños quien nunca quiso figurar como actor, ya que vería la parte de marketing de la serie, al ser popular.

En sus inicios con el elenco completo, Doña Florinda no usaba tubos (ruleros) en la cabeza, mas bien andaba despeinada, y con una nariz algo diferente (supongo que después se haría la cirugía en la vida real), Quico usaba una medalla en el cuello bien grande, y los cachitos de su sombrero eran de su propio pelo de verdad, hablaba diferente y no lloraba en la pared, sino agarrándose la sien; la Bruja del 71 siempre ha estado con su mismo vestuario y enamorada de Don Ramón, pero ella era la que venia de una alta alcurnia (después se invertiría y seria Doña Florinda), el Sr. Barriga en un comienzo no era el dueño de la vecindad, era un empleado que venia a cobrar la renta (en un capitulo enloquece y dice renuncio, y empieza a recitar un poema.)

La serie llegaría a limites insospechados viéndose en varios países de Latinoamérica, y el elenco haciendo giras por el interior de México primero y luego por algunos países de centro y Suramérica. Su humor sano, fresco, sus efectos de sonido y de imagen lo harían algo diferente, que después de mas de 20 años quedamos admirados, de cómo se aprovecho lo existente en esa época para realizar lo que se hizo simplemente quedarían como capítulos inmortales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s